¿Qué es Jin Shin Jyutsu?

 ¿Cómo llega hasta nuestros días?

 

Jin Shin Jyutsu es una antiguo arte japonés de armonización de la energía vital del ser humano en todos sus niveles, físico, mental, emocional y espiritual.

Significa “El Arte del Creador, a través de la persona compasiva”.

 

Durante miles de años, los antiguos lo utilizaban para sanarse a sí mismos o a otros, pero con el paso de los años, fue quedando en el olvido.

 

A principios del siglo XX, un sabio japonés llamado Jiro Murai, lo recuperaba por pura necesidad.

 

Nacido en Taisemura, en 1886, fue el segundo hijo de la familia.

El padre de Jiro, era médico como su propio padre (en la tradición japonesa, el primogénito, debe seguir la profesión del padre), él, al ser el segundo hijo, fue libre para elegir.

Gran aficionado a la comida y la bebida, llegó incluso a participar en concursos en los que resultaba ganador, aquel que más cantidad de comida o bebida conseguía ingerir en el menor tiempo. Llevando este modo de vida, a los 26 años ya estaba gravemente enfermo. Después de ser tratado por innumerables médicos, sin éxito, le diagnosticaron la fase terminal de una enfermedad incurable. Él pidió, como última voluntad, ser trasladado en una camilla hasta una cabaña que la familia tenía en la montaña, que lo dejaran sólo durante 7 días y volvieran a recogerlo, al octavo.

Allí, Jiro Murai, ayunó, meditó y practicó diversas posturas de dedos; en ese tiempo, alternaba momentos de consciencia e inconsciencia. Su cuerpo se enfrió y cuenta que, al séptimo día, sintió cómo salía de ese enfriamiento y sentía que se quemaba. Cuando ese calor desapareció, descubrió, para su sorpresa, que le invadía una gran paz y calma y que estaba totalmente curado. Se arrodilló, agradeció, y decidió dedicar su vida al estudio y la sanación.

 

Se comprometió con la comprensión de las causas de la falta de armonía. Empezó trabajando con la población sin hogar de Wano Park de Tokio. Cuidaba de esas personas, al mismo tiempo que estudiaba la gran variedad de enfermedades que padecían. Una época estudiaba los problemas en oídos, y una vez comprendidos, se encargaba de otras dolencias.

Esta investigación, le hizo tomar consciencia de un arte de sanación al que llamó JIN SHIN JYUTSU.

Este nombre evolucionó a medida que Jiro Murai profundizaba en sus conocimientos. Al principio utilizó estas palabras para expresar “El Arte de la Felicidad”, más adelante, el “Arte de la Longevidad”, después el “Arte de la Benevolencia” para ser “El Arte del Creador a través del Hombre Compasivo”.

 

Aunque Murai, nunca abandonó Japón, estaba interesado en que la práctica del Jin Shin Jyutsu, estuviera al alcance de todo el mundo. Lo consiguió a través de Mary Burmeister (Mary Iino, nombre de soltera).

 

Mary, nació en Seattle, Washington, en 1918, y murió el 27 de Enero de 2008. Mary, hija de inmigrantes norteamericanos procedentes de Japón, viajó a Japón desde E.E.U.U., a finales de los años 40 para trabajar como traductora y estudiar diplomacia. Era una persona con una gran ambición por entrar en la universidad japonesa y superar así los prejuicios existentes contra los norteamericanos de origen japonés, y especialmente, contra ella y su familia.

Aunque no tenía mucho interés por las artes de sanación, un amigo, le invita en un momento determinado a una reunión en su casa en la que conoce a Jiro Murai. Jiro, se acercó a ella y le preguntó ¿Te gustaría estudiar conmigo para llevar un regalo de Japón a Estados Unidos? Y aunque aquello le cogió por sorpresa, simplemente, contestó SÍ.

Mary estudió durante más de 12 años con él. Poco después de comenzar sus estudios, enfermó, se sentía inmensamente agotada y sobrepasada por el dolor, lo que le obligaba a estar en cama. Sus amigos la visitaban, pensando que sería la última vez.

 

Durante más de un mes, Jiro la trataba 3 veces por semana, a pesar de tener que viajar durante una hora y media en tren para poder verla. A veces, debido al agotamiento de Mary, sólo podía tratarla de 5 a 15 minutos. Un día, Jiro le dijo que al día siguiente se encontraría bien. Ella que aún se sentía dolorida y fatigada, dudó, sin embargo, al día siguiente, descubrió que estaba completamente curada.

Mary afirmó, más tarde, habiendo reflexionado sobre su enfermedad, que le había cambiado profundamente.

 

Ella nunca había estado enferma, e incluso, había llegado a pensar que la enfermedad era un modo de eludir responsabilidades. Pasar por esta situación, le hizo comprender que el sufrimiento era real y le aportó la compasión y la comprensión necesarias, para poder dedicarse a los demás.

 

En 1954, Mary se casa y vuelve a E.E.U.U., a Los Ángeles, donde forma una familia con 2 hijos, pero es en 1963, cuando empieza a practicar activamente Jin Shin Jyutsu, y desde la muerte del Maestro Murai, en 1961, ha sido la maestra mundial del Jin Shin Jyutsu, superando las expectativas del propio Jiro Murai, y convirtiéndose en la personificación del Arte mismo. A partir de este momento, practica y enseña incansablemente el Arte de Jin Shin Jyutsu en E.E.U.U. y Europa, y más tarde, a través de los instructores formados personalmente por ella, en todo el mundo.

No queremos terminar sin hacer mención a Haruki Kato, último alumno directo de Jiro Murai (posterior a Mary) que compartió el arte del Jin Shin Jyutsu exclusivamente en Japón hasta el final de sus días terrenales.

SUBIR